miércoles, diciembre 06, 2006

Batalla de Don Quijote contra un rebaño de ovejas


Despues de salir de la venta, Sancho Panza está muy triste, porque los hombres lo trataron tan mal. Don Quijote le dice que la venta seguramente estaba encantada y que los hombres que se habían burlado de Sancho era 'gente del otro mundo'. Añade que le quiso ayudar, pero no pudo, porque a él le habían encantado también. Pero Sancho Panza piensa de otra manera. En el camino siguen discutiendo sobre este tema hasta que ven dos polvaredas. Se trata de dos grandes rebaños de ovejas que hacen mucho polvo. Don Quijote dice que lo que ven son dos ejercitos que están luchando. Explica a su escudero que reconoce al mal Alifanfarón que está atacando al honoroso Pentapolín, cada uno con su ejército. También da la causa por esta batalla: Alifanfarón que es pagano está enamorado de la hija de Pentapolin, quien es cristino y no quiere dar su hija a un pagano. Decide ayudar al cristiano luchando contra su gran enemigo. Cuando ordena a Sancho de atacar éste trata de decirle a su dueño que no son ejércitos sino rebaños de ovejas, pero sus dudas no le importan al caballero. Don Quijote se lanza en batalla y alancea a un animal con tanto valor, como si alanceara a su peor enemigo. Mata y hiere varias ovejas sin que los gritos de los pastores puedan pararle. Finalmente un pastor le tira una piedra y así le hace caer a Don Quijote de su caballo. Huyen con sus animales (vivos y muertos) porque creen que Don Quijote está muerto. Sancho Panza que miraba todo lo que sucedió llega y maldice el día en que se conocieron. Don Quijote le da una explicación por lo que sucedió: el sabio que está enfadado con él convirtió los ejercitos en rebaños de ovejas. Don Quijote está triste, también porque perdió unos dientes. Está dispuesto a seguir a Sancho adónde le guie.