miércoles, enero 10, 2007

El encantamiento de Don Quijote y su vuelta a la aldea, con lo que da fin a la primera parte de la historia del hidalgo

Para curar la locura de don Quijote el cura y el barbero quieren llevar a Don Quijote a su pueblo. Para que no pueda escaparse le quieren llevar en una jaula de palos. Cuando el caballero está dormido le atan las manos y los pies. Entonces se cubren los rostros y cambian los vestidos para que Don Quijote no les conozca. Cuando el caballero se despierta, se da cuenta de que está en una jaula. Se asusta mucho porque cree que está encantado y que las personas que le llevan son fantasmas de castillo. Empieza a quejarse y ruega al barbero (quien no reconoce) que pida al gran encantador que no le deje morir en esta cárcel. Viéndose sobre el carro Don Quijote está muy confuso porque nunca ha leído algo así en sus libros de caballería. Los héroes suelen volar en una nube por los aires o en un carro de fuego. Pero Don Quijote piensa que ésta es la nueva manera de los encantadores de tratar a los caballeros valientes. Así se calla y se queda en su jaula sin mover. Parece una estatua de piedra. El cura, el barbero y el resto de la compañía marchan tras el carro. Después de siete días de camino llegan al pueblo de don Quijote. Es domingo y mediodía. El carro se para en medio de la plaza donde se halla toda la gente del pueblo. Todos están muy excitados y quieren saber quién está en la jaula. Cuando reconocen a su viejo vecino todos le miran sorprendidos. Llegan el ama de casa y la sobrina de don Quijote. Cuando ven a su amo empiezan a gritar. Echan maldiciones a los libros de caballería que han vuelto loco a Don Quijote. Teresa Panza acude y sin saludar a su marido le pregunta si el asno está bien. Después quiere saber si ha traído regalos para su familia. Pero dice también que se ha sentido muy triste y sola durante su ausencia. Don Quijote es llevado a su casa y allí se acuesta. No comprende lo que ha pasado y sigue creyendo que es la culpa de encantadores o enemigos suyos que él se halla en este estado miserable. Sus amigos temen que vaya a buscar nuevas aventura cuando haya recuperado. Y así será.